<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({ google_ad_client: "ca-pub-5469997908066964", enable_page_level_ads: true }); </script>

Por Que las Dietas No Funcionan

Enlace Patrocinado

Olvídate de las dietas de choque. No funcionan!

Hacer dieta puede convertirse en un mal hábito, y las dietas de choque pueden ser muy perjudiciales para tu salud. Además, también son muy ineficaces para la pérdida de peso a largo plazo.

Por lo general la gente usa las dietas durante un período temporal en el que tienden a perder X cantidad de libras.

Por ahí les llega esa reunión esperada o ese viaje a la playa en dos semanas y quieren lucir extraordinarios para esa ocasión.

Comienzan a perder algo de peso porque dejan de comer y privan a su cuerpo de los alimentos que necesitan y que les gusta comer.

Entonces, cuando están algo satisfechos por sus avances y / o cansados de no poder comer sus comidas favoritas, vuelven a sus viejos hábitos de alimentación y terminan ganando más peso del que tenían antes.

Meses más tarde, vuelven a sentirse hartos de su cuerpo e intentan otra dieta para prepararse para ese próximo gran evento, para el cual obviamente  quiere verse bien. La dieta de choque comienza de nuevo. Es un ciclo sin fin.

¿Te suena esto familiar?

Esto se conoce como el efecto rebote o efecto de rebote, y es terrible para tu cuerpo, ya que afecta el metabolismo a largo plazo y al final terminas ganando peso y cada vez más rápido.


Enlace Patrocinado

La conclusión es …

Las dietas no funcionan!

Una nueva forma de pensar.

Si quieres perder peso, no caigas en las dietas. La palabra “dieta” suena muy temporal ya que a menudo se asocia con moda o planes de dietas de choque, como la South Beach, Atkins, etc  Por cierto, yo no apoyo a ninguna de ellas.

¿Qué tal la adopción de una nueva frase en lugar de dieta? Por qué mejor no utilizar la frase nuevos hábitos alimenticios. En otras palabras, tomar decisiones permanentes para evitar ciertos alimentos y reemplazarlos por otros nuevos que te ayuden a lograr tus objetivos de pérdida de peso y a mejorar la apariencia de tu cuerpo.

Por supuesto, podrás darte tus gustitos con tus comidas favoritas, de vez en cuando! Nunca te debes privar totalmente de todo. Además, si tu estás comiendo saludable el 80% de las veces, un cono de helado de vez en cuando no te va a matar.

Se trata de un cambio de estilo de vida permanente y de esta forma se evita el efecto de rebote que surje cuando el peso sube y baja como un yo-yo.

Ahora puedes estar pensando …. “Pero lo que quiero es perder peso rápido”

Pues bien, si quieres perder peso demasiado rápido, tendrías que dejar de comer, lo cual es sinónimo de negarle a tu cuerpo la nutrición que necesita para estar sano.

Esto nunca será bueno, no importa la cantidad de peso que puedas perder.

Además, cuando pierdes peso demasiado rápido, esto produce graves trastornos en tu metabolismo y luego causará un aumento de peso más rápido del que  anteriormente hayas notado.

Recibo correos todo el tiempo con preguntas como: de qué forma se pueden perder 30 libras en 2 meses. Eso no es realista, ni saludable. Hay que darle tiempo al cuerpo de adoptar nuevas costumbres e irse transformando en lo que ahora queremos.

La clave para un plan de pérdida de peso saludable y eficaz, es enfocarse en reducir consistentemente las grasas saturadas, hacer ejercicio por lo menos 3 días a la semana, aumentar la cantidad de proteínas y fibra que se consumen y tener un poco de paciencia. Es todo!

También se debe comer más de tres comidas. Comer más a menudo ayuda a incrementar el metabolismo. (Asegúrate de que estás comiendo los tipos adecuados de alimentos).

Así que ignora los planes de dieta de moda en los que tienes que comer dos comidas al día o eliminar por completo todos los carbohidratos y las grasas.

Lo creas o no, necesitamos un poco de carbohidratos y algo de grasa en nuestros cuerpos. El problema viene cuando tenemos demasiada. Si los consumes con moderación, verás que no son tan malos para ti.

Como dije antes, todavía puedes comer los alimentos que te gustan. Sí, estoy hablando de helados, galletas, pasteles, etc … Una vez más, la moderación es la clave.

Si te privas a tí mismo por completo de los alimentos que más te gustan, te aburres y corres el riesgo de volver a tus antiguos hábitos alimenticios.

Toma decisiones más saludables

Tener nuevos hábitos alimenticios significa simplemente hacer mejores elecciones de alimentos. Suena mucho mejor que hacer dieta, y no tiene por qué significar que morirás de hambre.

Aquí están algunas ideas de los cambios que puedes ir haciendo poco a poco. Recuerda, esto no es un plan de dieta, es un estilo de vida permanente al cual debes apegarte a partir de ahora. 

Y aquí está la mejor parte … vas a perder peso!

Acompaña este nuevo plan de alimentación con ejercicio y perderás mucho más peso.

* Come pan integral en lugar de pan blanco

* Bebe leche descremada o leche de soja en lugar de leche entera. La leche de soja es muy saludable para el corazón y tiene gran cantidad de proteínas.

* Come arroz integral en lugar de arroz blanco

* Bebe agua en lugar de refresco

* Come tocino de pavo en vez de tocino de cerdo

* Bebe zumo de fruta sin azúcar en lugar de jugo azucarado

* Come avena en lugar de cereales con llenos de azúcar

* Come papas al horno en lugar de papas fritas regulares

* ¿Necesitas un aperitivo? Come almendras en lugar de papas fritas. Si tienes que comer papas fritas, elije las marcas con menos grasa y come menos cantidad que antes

* Come pasta de trigo integral en lugar de pasta blanca

* Cuando compres carne, elije las variedades más magras

* Cuando vas a un restaurante de comida rápida, pide pollo a la parrilla o una ensalada. Muchos restaruantes de comida rápida ofrecen ensaladas y opciones más saludables ahora

* Elige un día a la semana donde se puede comer lo que quieras! (Esto es muy importante) Sólo asegúrate de no exagerar. 😉

Fíjate que no estoy sugiriendo que te mueras de hambre.

No es más que tomar decisiones más saludables con los alimentos actuales que comes.
Además, obten una copia del libro de recetas saludables. Te da consejos fabuloso en cuanto a que tipo de alimentos debes y no debes comer para tener un abdomen más plano y una buena figura.

También incluye numerosas ideas de comidas y postres saludables.

¿Qué pasa con las calorías?

Ahora puede que te estes preguntando sobre el conteo de las calorías.

Bueno, si haces una elección de alimentos saludables como los que te mencioné arriba, vas a reducir de forma natural la cantidad de calorías (y grasa), ya que los alimentos alternativos que te he sugerido tienen menos de ellos.

Cuando estás comiendo en restaurantes donde sirven gran cantidad de comida, come la mitad de la comida en lugar de tratar de devorarte todo lo que te han servido. Guarda el resto para el almuerzo o la cena del día siguiente.

El control de las porciones es muy importante. Así que cuando los kilos empiecen a desaparecer y alguien te pregunta si estás haciendo dieta? Díle que  no estás siguiendo ningúna dieta, sino que has desarrollado mejores hábitos alimenticios. 🙂

Para mantener tu peso bajo control, no tienes que pasarte haciendo dietas de moda, de hecho si lo haces así, no demorarán lo kilos extras en regresar a tu cuerpo.

Recuerda que se trata de cambiar tus hábitos alimenticios de por vida! Tu cuerpo y tu metabolismo te lo recompensarán a largo plazo.

Si te acuerdas de aunque sea una sola cosa de este artículo, recuerda esto …

Las dietas no funcionan!

Si te gustaría dejar de comer tanta azúcar, lee esto.

Si has encontrado útil este artículo, por favor compartirlo. ¡Gracias!


Enlace Patrocinado